Usted está aquí: Formación Formación justicia social  
 FORMACIÓN
Instituto Superior de Teología de Canarias
Aula Manuel Alemán
Bibliografía
Formación permanente
Formación en línea
Formación general
Formación moral
Formación bíblica
Formación teológica
Formación filosófica
Formación científica
Formación derecho canónico
Formación espiritual
Formación justicia social
Formación mariológica
Formación catequética
Formación ecuménica
Formación misionera

SANTOS LOS, Y SU EXPERIENCIA ESPIRITUAL, ÉTICA Y S
 



 

LOS SANTOS EN SU EXPERIENCIA ESPIRITUAL, ÉTICA Y SOCIAL HACIA LA VIDA PLENA FRENTE A LA MUERTE

Es muy lamentable que por costumbres impuestas, por la globalización mercantilista y consumista, la bella fiesta de los Todos los Santos haya quedado en segundo plano y desfigurada por fiestas neopaganas como Halloween. Los santos son testimonios de una experiencia profunda de humanización y de espiritualidad, moral y social en el amor fraterno, paz y justicia liberadora con los pobres: que tiene mucho y bueno que aportarnos, tanto a creyentes como a no creyentes. Es evidente que la raíz de esta vida de santidad es la experiencia espiritual y mística, trascendente que se abre al sentido, profundidad y misterio de la existencia, de la vida en abundancia, plena y eterna. Es acoger el don de la vida y del amor que se nos regala y que nos trasciende, que nos abre al deseo y experiencia profunda de realización y plenitud, de encuentro con el Otro y los otros. Es la sed y hambre de trascendencia y eternidad
como es el amor más verdadero, la vida más lograda. Este don que acogemos con confianza y esperanza suscita la fe, la adhesión firme e incondicional a este amor y vida, al Otro y a los otros, a la vida plena y eterna. Lo que se va revelando en el Misterio de lo Trascendente y Divino, Dios mismo. Ya que la realidad de Dios, creemos, es la que nos enraíza, religa y trasciende de forma más segura, honda y plena al amor, a la dignidad y a la justicia liberadora con los otros, a la vida fecunda, eterna.

La fe cristiana y católica ha encontrado esta vida y amor, que realiza la santidad, en el Dios que se nos revela en Jesús de Nazaret, el Dios encarnado en la vida y realidad humana, social e histórica. Es el Dios de la vida y del amor, del perdón y de la reconciliación, de la paz y de la justicia con los pobres de la tierra. Jesús que con su encarnación, vida y pascua nos revela al Dios Pobre y Crucificado-Resucitado en la entrega de la vida y amor por el reino de la fraternidad, paz y justicia con los pobres que nos salva y libera de todo pecado, mal e injusticia; que nos regala así la vida plena, eterna. Así lo han experimentado los santos con su vida, que acogen la Palabra y Verbo de Dios encarnado en Jesús, con su Buena Noticia (Evangelio) de este Reino de amor y justicia con los pobres que salva, libera y da vida. Tal como se nos revela en la Sagrada Escritura, en los Evangelios y en el resto de la Biblia. La
existencia de los santos ha sido una constante meditación y contemplación, en el Espíritu, de la Palabra de Dios, de la Sagrada Escritura y del Evangelio: que se hace oración, dialogo y encuentro con Dios en Jesús; que se celebra en la liturgia y los sacramentos, símbolos del Don (Gracia), de la entrega y Pascua salvadora-liberadora en Cristo Crucificado-Resucitado por el Reino y su justicia; que sirve y se compromete en la lucha por la fraternidad solidaria, la paz y la justicia con los pobres en el mundo e historia, frente a todo mal e injusticia; y que se vive en comunidad, en la comunión eclesial, en la iglesia del Reino que Jesús quiso, iglesia pobre y con los pobres.

Toda esta vida espiritual y teologal- en la fe, esperanza y amor-, en el compromiso moral y social, es la que ha dado y da más sentido y realización a todos los santos, a todos los creyentes y no creyentes que están llamados a esta santidad.
Una vida caracterizada por la alegría y la felicidad, por la pasión y amor a Dios, a los seres humanos y a la creación, por la lucha por la paz y la justicia con los pobres de la tierra. Los santos siempre han tenido claro que la vida espiritual y cristiana se realiza en la pobreza, humildad y entrega que comparte y se da con los otros; frente al egoísmo, contra los ídolos del poder y la riqueza, del ser rico que es inhumano, inmoral y anti-evangélico. Es una vida libre y liberadora, que nos salva de todos estos falsos dioses que esclavizan y oprimen, para el servicio, amor y compromiso por la paz fraterna y la justicia con los pobres; frente a cualquier realidad, estructura o sistema de pecado, de mal injusticia que se anteponen a Dios oprimiendo, explotando y excluyendo a los seres humanos. Los santos han vivido esta espiritualidad de encarnación en lo humano, social e histórico, de pobreza solidaria y justicia liberadora con los pobres: ya que el camino seguido por el mismo Dios, que se Encarnado en la Humanidad de Jesús para humanizarnos realmente y divinizarnos; para salvarnos y liberarnos en este amor, paz y justicia con los pobres. Un camino de santidad que posibilita el que los pueblos y los pobres sean sujetos y protagonistas de la vida y de la realidad, de las luchas liberadoras por la fraternidad, la paz y la justicia en el mundo.

Contra todo paternalismo y asistencialismo, frente todo elitismo. Esta espiritualidad de la encarnación, profética y liberadora ha supuesto pues, en la realidad social e histórica, toda una revolución y alternativa a los diversos imperialismos que con su poder, dominación e injusticia han asoldado la historia. Las primeras formas de vida religiosa con el monacato y con los Padres de la iglesia, con los mártires y santos, en la edad antigua, hicieron frente y contribuyeron decisivamente a la caída del imperio romano. Testimonios de santidad y compromiso social como S. Juan Crisóstomo o los Padres Capadocios, S. Ambrosio, S. Agustín o S. Jerónimo.

Las órdenes mendicantes con sus fundadores como S. Juan de Mata, S. Domingo de Guzmán o S. Francisco de Asís, con maestros como S. Antonio de Padua, S. Buenaventura o S. Tomás de Aquino suponen toda una transformación y alternativa al sistema feudal que terminará cayendo. En este paso de la Edad Media a la Moderna, empieza a emerger las semillas del primer capitalismo, de tipo comercial, simbolizado primero en Pedro Bernardone, padre de Francisco de Asís, y después en la conquistadores del continente americano, con sus ansias economicistas y mercantilistas, de oro y ganancia. Estos fundadores y maestros de las órdenes mendicantes con sus continuadores como Francisco de Vitoria y la escuela de Salamanca. Con Bartolomé de Las Casa, el mártir Antonio de Valdivieso, S. Pedro Claver. Con la reforma de la vida religiosa y Siglo de Oro español, con santos como S.
Ignacio de Loyola, S. Juan de la Cruz, S. Teresa de Ávila, S. Juan de Ávila, etc. se opusieron a todos estos ídolos de la riqueza y del poder, que se encarnaban ahora en el naciente capitalismo de tipo comercial. En este tránsito hacia la edad moderna, primero con el capitalismo comercial y después con el industrial, con la llamada cuestión social, con la injusticia que sufren los habitantes del campo y las ciudades en forma de pobreza y miseria, de falta de educación, cultura, sanidad, vivienda…van surgiendo una serie de santos y nuevas congregaciones religiosas como S. Juan de Dios y S. Camilo de Lelis, S. José de Calasanz y S. Juan Bautista de La Salle, S. Vicente de Paul, S. Alfonso María de Ligorio o un poco más tarde S. Juan Bosco. Estos santos y muchos más que se podría
citar, pusieron las bases de lo que hoy se conoce como el estado social de derecho-s.

Con el desarrollo humano e integral, con la justicia social con los pobres, en la gratuidad, universalidad y calidad de la educación, sanidad, vivienda, empleo digno u otros derechos sociales de los que fueron pioneros, con su santidad y acción social, dichos testigos de la fe. Y es que no se entiende todos estos avances sociales y el mismo movimiento obrero, que pone en jaque al capitalismo industrial, sin toda esta aportación de la fe cristiana, con su acción solidaria y social. Ahí está, como continuadores y profundizadores de este compromiso solidario, social y lucha por la justicia, con los obreros y pobres, testigos como el Obispo Kettler, F. Ozanam,
Unamuno y Chesteston, Peguy y Milani, el personalismo de inspiración católica con Maritarin, Mounier, Rovirosa o el mismo I. Ellacuría, la JOC con Cardijn, la HOAC en España con el mismo Rovirosa, E. Merino o T. Malagón. Toda una oposición y alternativa profética a los sistemas modernos que oprimen y causan injusticia como el liberalismo capitalista. El capitalismo con su dictadura del capital, a la que se opone la dignidad del trabajador, de la persona con sus necesidades y dimensiones, con su idolatría del tener y consumir, de la riqueza a la que antepone la cultura de la solidaridad, de la pobreza que comparte y se hace lucha liberadora con los pobres de la tierra. Si al capitalismo se le opone la justicia, igualdad y solidaridad, a esa mala respuesta que fue el comunismo colectivista o colectivismo de tipo leninista-stalinista se le antepone la libertad, la co-gestión democrática. Este imperialismo del capital se expande por todo el mundo, generando el tercer Mundo o sur empobrecido con las lacras del hambre y del subdesarrollo por la injusticia del empobrecimiento, a lo que hace frente esta iglesia del Sur. Con sus comunidades eclesiales de Bases, con testimonios como D. Helder Cámara, el mártir Mons. Romero o el Card. Arns, los mártires jesuitas R. Grande, L. Espinal, el mismo
Ellacuría y el resto de jesuitas mártires de la UCA, etc. En una espiritualidad y teología liberadora con los pueblos crucificados por la injusticia, con una civilización del trabajo y de la pobreza solidaria frente a la del capital y de la riqueza. Algunos de estos testimonios mencionados, como Rovirosa o Mons. Romero, están en proceso de beatificación, y en todos ellos resplandecen el testimonio de una santidad personal, social y política que lucha por el bien común, los derechos humanos y la paz. Lo que se ha fecundado con la vida de la iglesia y su compromiso por los pobres, con la doctrina social de la iglesia enseñada y encarnada en Papas Santos como Juan XXIII, Juan Pablo II y el recientemente beatificado Pablo VI. En testimonios de la fe y morales como Benedicto XVI o el Papa Francisco que está manifestando, testimoniando y profundizando toda esta vida de santidad de la iglesia, de todos estos santos, Los cuales no eran mejores que nosotros, sino que se tomaron en serio la fe, el amor y la esperanza, de forma coherente y profunda.

Agustín Ortega Cabrera (Centro Loyola e ISTIC)
Subdirector del Centro Loyola, Centro Fe-Cultura-Justicia de los Jesuitas (Las Palmas de GC) y Profesor en el ISTIC (Departamento de Filosofía y Ciencias Humanas). Ha cursado los estudios de Trabajo social (Diplomado), Filosofía y Teología (Licenciado en EE., Teología Sistemática), Moral (Experto Universitario) y Ciencias Sociales (DEA y Doctor por el Departamento de Psicología y Sociología, ULPGC)

(Noviembre 2014)

Vea también:
- Santos: Todos los Santos
- Santos y Mártires: Martirologio Romano
- Mártires: Tertuliano-Ad Martyres
- Formación espiritual
- Formación moral
- Formación justicia social




Espiritualidad y ética del trabajo | Política, Dignificar la acción... - HOAC

Versión para imprimir