Usted está aquí: Formación Instituto Superior de Teología de Canarias  
 FORMACIÓN
Instituto Superior de Teología de Canarias
Aula Manuel Alemán
Bibliografía
Formación permanente
Formación en línea
Formación general
Formación moral
Formación bíblica
Formación teológica
Formación filosófica
Formación científica
Formación derecho canónico
Formación espiritual
Formación justicia social
Formación mariológica
Formación catequética
Formación ecuménica
Formación misionera

HISTORIA: XII JORNADAS IGLESIA EN CANARIAS-3
 

XII JORNADAS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA EN CANARIAS

Crónica del tercer día: miércoles, 28 de noviembre de 2007

“Los Archivos han dejado de ser la cenicienta de los Obispados”

Miguel Ángel Navarro, profesor de Historia de la Iglesia del ISTIC

Los asistentes en las XII Jornadas de Historia de la Iglesia, tuvieron la oportunidad, en la tarde del miércoles, de realizar un viaje en el tiempo a través de la historia narrada por bibliotecas, archivos e inventarios.

El punto de partida de este recorrido fue la conferencia del documentalista Santiago de Luxán “El patrimonio de las bibliotecas y documentos de la Iglesia. Estudio de un caso: la biblioteca de Viera y Clavijo (1733-1813)”.

El ponente comenzó indicando la dificultad que supone enfrentarse a una biblioteca, porque en muchos casos hay una despreocupación por darle un sentido útil. Dentro del contexto de la ilustración es donde se sitúa a este autor, cuya vida tiene tres fases: formación, estancia en Madrid y regreso. En la primera se forma como sacerdote en Tenerife, tiene contacto con la nobleza y vive su apertura a la cultura francesa. Durante su estancia en Madrid, conoce a Campomanes, Jovellanos…Realiza dos viajes por Europa, donde toma contacto con científicos franceses. En su regreso a Canarias pasa de ser cura secular a abate, viene para una canonjía en la Catedral de Las Palmas. Su enseñanza se caracteriza por la aplicación del método. Según sus Memorias, los libros “le hicieron vivir en el siglo de las luces, en el que muchos no viven”. Éstas sirven como fuente de estudio. Su propia biblioteca se asemejaría a la de un noble científico, según su Testamento ( 30-9-1811) tendría unos 38 títulos y unos 140 volúmenes. Desde ahí, el documentalista Luxán propone construir la biblioteca virtual de Viera y Clavijo. Los anaqueles que recogen los distintos temas serían: enciclopedismo; religión, teología e historia de la Iglesia; historia profana y de Canarias; ciencias; obras de Viera y literatura francesa. Luxán concluyó la conferencia animando a abrir el camino de emplear una biblioteca, para ello es necesario contextualizarla. También será fundamental ir a las fuentes de un autor para valorarlo. Si no se posee físicamente la biblioteca, habrá que inventarla y por tanto, realizar un ejercicio de reflexión.

Fuera ya de la biblioteca, la visita de esta tarde se dirige a los archivos. Será Miguel Ángel Navarro Mederos, profesor de Historia de la Iglesia del ISTIC, quien abre el tema sobre “Archivo: memoria y profecía”. En el inicio de su conferencia recuerda que “los archivos no son un lugar donde se acumulan papeles para gente obsesionada con las cosas viejas”, son mucho más. Por tanto, expuso que los archivos pueden ser vivos o muertos, estos últimos aquellos que son incapaces de continuar enriqueciéndose porque su actividad ha cesado. Asimismo, pueden ser públicos o privados, situándose los de la Iglesia en una especie de término medio, semipúblicos. Son el eco de la vida del público, donde se registran la actividad sacramental. Su gestión es a nivel administrativo, intermedio e histórico. A partir de estas ideas hace un breve recorrido histórico de los archivos, su praxis será referencia para la organización de los eclesiásticos. Tras este repaso de la historia, el profesor Navarro cuestiona “¿Para qué sirve toda esta documentación histórica?”. Responde afirmando que es memoria de una institución, en este caso la Iglesia. Desde un análisis del término cultura, declara que es introducción en la vida de lo real. La pertenencia a Cristo obliga por tanto al creyente a un trabajo cultural en la Iglesia. Otra cuestión planteada es el sentido de la historia. Al cristiano no le está permitido olvidar la historia, ya que está llamado a continuar la misión de Cristo. Desde ahí, una mirada al futuro. Por tanto, no se trata de tirar sino de cuidar y ordenar adecuadamente. Un ejemplo ilustrativo de una parroquia en la que se encuentra una factura de reparación de coche y un fichero de sacramentos, puede ayudar a una elaboración de datos para reconstruir la historia. Es importante en este sentido, la conservación de documentos. Sin duda, los archivos proporcionan un elemento fundamental en la evangelización, muchas veces no suficientemente valorado por el clero. Las dificultades se centran en ocasiones en la poca vida de historia de algunas parroquias, el descuido de los materiales, la dispersión que conlleva pérdida de información vital. El profesor Navarro concluyó declarando que “el archivo ha sido en muchas épocas la cenicienta de los obispados”. Hoy los archivos de la Iglesia son importantes, en cuanto que son archivos histórico diocesanos. En ellos se da un intenso contacto con el mundo universitario y son una oportunidad de facilitar el descubrimiento del rostro de Cristo.

En este recorrido de la tarde, los asistentes a las Jornadas se acercan por último a “Los inventarios parroquiales, necesidad pastoral e instrumento para la historia”, tema expuesto por Elías Zaít, organizador de esta semana. Señala que son fuente de riqueza acerca de la historia del hombre, son una interesante base de cultivo para el investigador. En el pasado los listados poseían escaso rigor, raramente eran detallados, pero afirman con brevedad lo que se pretende decir. Hoy también son necesarios para todos, no solamente para las parroquias antiguas, sin embargo para algunos están en desuso. A pesar de ello, son fuente para la historia en cuanto que se conoce el origen de las cosas, la mentalidad de la época, las posibilidades económicas de las personas, así como la obtención de otros datos sobre los donantes…El Código de Derecho Canónico dedica a este tema el libro quinto, en el que se trata de los bienes temporales de la Iglesia. En este sentido, los eclesiásticos son administradores y no dueños, deben proteger la herencia de la comunidad cristiana. La realización del inventario es responsabilidad asumida en el ejercicio pastoral. Según el método moderno por el que debe optarse se debe encargar a un profesional de la historia, donde el sacerdote será el director o supervisor. Es importante garantizar la profesionalidad y debe presupuestarse. El resultado de este trabajo conlleva la gratitud del pueblo. Las experiencias pastorales de Elías Zaít, en cuanto a la realización de inventarios, en los lugares por los que ha pasado como párroco ha provocado resultados positivos. En algunos casos se ha recuperado patrimonio cuya propiedad no quedaba bien definida, la financiación puede correr a cargo de una institución privada o asumirlo la misma Iglesia, según las situaciones. Una parte más práctica fue la explicación y visión de las actuales fichas y su empleo. Se trata de no excluir nada, debe ser descriptivo, quedar abierto, fotografiar las piezas e impresión de tres copias (obispado, parroquia y original). A modo de conclusiones indicó que el inventario se hace necesario por tanto no sólo por el historiador, sino para el bien de la comunidad. El principal reto es tomar conciencia de su importancia, delegar en un especialista. Es fundamental saber que se trata del deber de conservar los bienes recibidos en herencia.

Al final de la jornada del miércoles, los tres ponentes iniciaron la mesa redonda para abrir el debate y la reflexión con los asistentes, con el fin de profundizar en la materia.

La tarde del jueves centrará la reflexión en la liturgia. Para ello, Aurelio García Macías, delegado de liturgia de Valladolid ofrecerá la conferencia “El arte al servicio de la liturgia”. A continuación, José Lavandera, director del archivo histórico diocesano de la Diócesis de Canarias hablará sobre “Los museos de la Iglesia: su función cultural y evangelizadora”. La segunda parte del penúltimo día abordará “Los órganos históricos de Canarias, un patrimonio en vías de recuperación al servicio de la liturgia” por Rosario Álvarez Martínez, Catedrática de Historia de la Música de la Universidad de La Laguna. Finalmente, la sesión de este cuarto día se cerrará con la intervención de Gerardo Fuentes Pérez, Profesor de Historia del Arte de la Universidad de La Laguna con “La imagen artística y su recuperación en el espacio litúrgico”.

(Julio Roldán)




Historia: XII Jornadas Iglesia en Canarias-2 | Historia: XII Jornadas Iglesia en Canarias-4

Versión para imprimir