Usted está aquí: Formación Instituto Superior de Teología de Canarias  
 FORMACIÓN
Instituto Superior de Teología de Canarias
Aula Manuel Alemán
Bibliografía
Formación permanente
Formación en línea
Formación general
Formación moral
Formación bíblica
Formación teológica
Formación filosófica
Formación científica
Formación derecho canónico
Formación espiritual
Formación justicia social
Formación mariológica
Formación catequética
Formación ecuménica
Formación misionera

TEOLOGÍA- VIII JORNADAS DE...- CRÓNICA 1

Comienzan las VIII Jornadas de Teología

     
Exposición bíblica. Presentación de las VIII Jornadas. De izquierda a derecha: D. José Alonso, Mons. D. Francisco Cases, D. Policarpo Delgado, D. Luis Mª Guerra. A la izqda. D. Senén Vidal y a la derecha D. Luis Mª Guerra.



 

Crónica del primer día de las VIII Jornadas de Teología
Lunes, 10 de noviembre de 2008

“Echo en falta la vitalidad eclesial de los años del posconcilio”
El Obispo Francisco Cases inaugura las VIII Jornadas de Teología

Con estas palabras se expresaba el prelado de la diócesis canariense, Francisco Cases en la apertura de las Jornadas de Teología que durante esta semana y hasta el viernes se desarrollan organizadas por el Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias (ISTIC). Con ellas invitaba a un mayor acercamiento a la Palabra de Dios por parte de los creyentes. Desde ahí, citó al reciente Sínodo de los Obispos donde nos recuerda que somos una religión de la Palabra escuchada, la Palabra oída, no de la Palabra leída. La escucha y la respuesta a la misma forman parte del dinamismo de la Iglesia.

La intervención de Policarpo Delgado, director del ISTIC recordó que estas jornadas nacieron como una exigencia del diálogo entre la fe y la cultura, crecieron atentas a los hombres de nuestro tiempo y hoy intentan responder a los desafíos actuales de la Iglesia en nuestra sociedad. Sínodo de los Obispos sobre la Palabra y año paulino traerán consecuencias trascendentales para la revitalización y rejuvenecimiento de la Iglesia. Todo debe llevar a la vivencia de la Palabra de Dios para impregnar a la sociedad de sabor evangélico.

Por su parte, el secretario de las Jornadas, Luis María Guerra, habla de la necesidad de encarnar hoy la Palabra. El lema Palabra que permanece, nos recuerda las diferencias entre unas palabras y otras, las que manipulan y las que liberan. En estos días se hará un mayor acercamiento a la Palabra, a su interpretación y traducción así como a sus retos pastorales. Ponencias, comunicaciones, mesa redonda y exposición bíblica darán forma a estas Jornadas.

José Alonso, representante de la ULPGC, director del Aula Manuel Alemán una de las entidades organizadoras de las Jornadas destacó que la ULPGC es la única universidad en España con un Aula de diálogo fe-cultura. Actualmente en ella se realiza una lectura de la figura de Pablo de Tarso desde la filosofía y el mundo de la cultura. Manifestó que estas Jornadas sigan siendo un acercamiento mayor entre la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el ISTIC.

A continuación, Juan José Echeverría, miembro de las Sociedades Bíblicas Unidas, institución con dos siglos de existencia explicó de modo dinámico y atractivo la misión de esta organización a la que representa. Consiste en la difusión, promoción y acercamiento de la Biblia a las personas. Todo ellos en formatos diversos: libro, audio, cd-rom, braille…Actualmente apoyan la traducción de la Biblia a 685 idiomas en los cinco continentes. El año pasado hicieron llegar 561 millones de Escrituras a personas de todo el mundo. Es el responsable de la exposición sobre la Biblia que durante esta semana permanece abierta en la sede del ISTIC. En ella pueden contemplarse más de 150 ejemplares bíblicos de diferentes épocas y en distintas lenguas, así como paneles gráficos que facilitan la comprensión visual del libro de la Sagrada Escritura. Una rápida explicación guiada dio por inaugurada esta interesante iniciativa. La exposición se trasladará a Arucas y Telde, donde serán visitadas por cientos de escolares.

La tarde de este primer día la cerró Senén Vidal, biblista y profesor en el Estudio Agustiniano de Valladolid, quien habló sobre “El horizonte de la misión de Pablo”. La nueva época mesiánica es la perspectiva de la misión paulina. Esta época ya había comenzado con la resurrección de Jesús pero aún no habían aparecido los signos magníficos esperados para los tiempos mesiánicos. Existe por tanto, una aparente contradicción entre la fe mesiánica y la dura experiencia de la vida. También hay una etapa del futuro que sería la del reino mesiánico esplendoroso. Esta tensión caracterizará los textos paulinos.

El sentido de la misión mesiánica es la congregación y configuración del nuevo pueblo participante del reino mesiánico del futuro. Su llegada sería muy pronto, por tanto la urgencia de la misión. Empleo de la imagen de la marcha triunfal (2Cor.2,14), donde los misioneros son el aroma del conocimiento del Mesías; la fe es expresada como obediencia en cuanto sometimiento al soberano mesiánico.

La estrategia de la misión parte de la del cristianismo helenista: congregar ya en la actualidad al pueblo mesiánico completo, judíos y gentiles, en una misión abierta a todos ellos. Para ello habrá que transformar la práctica misional de Jesús y la de los grupos cristianos palestinos. Eso supondrá la adaptación a un lugar geográfico mayor así como al nuevo medio ambiente social, cultural y religioso. Eso implicaba además traducir el evangelio al lenguaje y a las categorías de la cultura helenista de las ciudades.

La escenificación de Pablo tiene un claro horizonte mundial. Su primera época de misión, depende de las comunidades cristianas helenistas de Damasco y de Antioquía. Una segunda época del 49 al 58 año en que Pablo vive una misión autónoma que parte de un conflicto dentro de la comunidad de Antioquia. Su deseo es que quiere alcanzar cuanto antes Europa. Esta segunda época da lugar a las comunidades específicas paulinas en las regiones de Asia Menor y Grecia, representantes importantes de la corriente helenista, abierta al mundo gentil.

El proceso de la misión se describe en Romanos 10,14-15. El envío, la proclamación de la buena nueva y su escucha suscitan la fe que lleva a la confesión pública. El misionero es imprescindible en este proceso, es emisario del Mesías y su función es: ofrecer la reconciliación mesiánica de parte de Dios: 2 Corintios 5,18-6,2. Su labor está puesta al servicio del evangelio. Son significativas en este contexto, las listas de calamidades del misionero itinerante (2 Corintios 11,21-33) donde se muestra una vida de lucha, la típica tensión mesiánica entre la debilidad y la potencia.
Este acercamiento a “El horizonte de la misión de Pablo”, cerró el primer día de las Jornadas. El martes es el Paraninfo de la ULPGC quien acoge la segunda sesión de estos días.

Julio Roldán




Teología- VIII Jornadas de... - Crónica 3 | Teología- VIII Jornadas de...- Crónica 2

Versión para imprimir