Usted está aquí: Iglesia Universal S.S. Francisco  
 IGLESIA UNIVERSAL
S.S. Francisco
S.S. Benedicto XVI
Nueva Evangelización
Año de la Fe
Año de la Misericordia
Diócesis y Obispos de todo el mundo
Conferencia Episcopal Española
Pastorales
Noticias

FRANCISCO PÁRROCO DEL MUNDO
 

PÁRROCO DEL MUNDO

Definitivamente la Iglesia es distinta a cualquier otra organización o grupo humano y es distinta porque no es dueña de la última palabra sobre las personas y las situaciones. La voluntad de Dios siempre viene de Dios... Ni las quinielas de los más atrevidos vaticanistas fueron suficientes para convencer al Señor de lo que necesitamos en este momento del mundo y de la Iglesia.

La verdad es que la Iglesia tiene un gran elenco donde elegir un buen Papa. La mayoría de los cardenales son unos muy buenos candidatos, pero, no nos engañemos, la decisión es de Dios.

El momento que estamos viviendo en el mundo y en la Iglesia demanda muchos cambios. Todos detectamos los graves problemas que nos azotan, pero no terminamos de encontrar caminos comunes de solución.

Lo primero a lo que nos ha invitado el Santo Padre en esa complicidad espiritual que tenemos los cristianos es a rezar por él, a unirnos en oración. Buen comienzo al poner en manos de Dios nuestros anhelos.

No lo va a tener fácil. Él sabe que están pendientes muchos caminos por recorrer dentro y fuera de comunidad de los creyentes. Él será el que anime la modernización de la Iglesia, de sus estructuras y de su presencia en el mundo, pero lo hará en cristiano, o sea, modernizar la Iglesia significa quitarle el polvo del camino, del largo camino a través de los siglos y quedarse con lo esencial, quedarse solo con Cristo y una humanidad a la que hay que servir.

Tendrá que vivir en un mundo casi sordomudo para el amor de Dios y tendrá que ayudar a curar las heridas de una humanidad que sufre, en especial de los más pobres y débiles de nuestro mundo. Los primeros aliados de un Papa y de la propia Iglesia tienen que ser siempre los preferidos de Cristo: los pobres del mundo.

El Santo Padre establece una autoridad que no viene avalada por el aplauso, por el conocimiento o por la valía personal. Creemos que el aval del Papa es un corazón entregado a Cristo en su Iglesia, por eso sabemos que lo hará bien.
El Papa no es un líder, ni un comandante, ni un guía, ni un jefe, ni un faro, ni un timonel... a las usanzas a las que nos tiene tan acostumbrado el mundo. Los católicos no divinizamos a las personas porque ellas son reflejos de la única divinidad que es Dios. Es simplemente un servidor de la Iglesia y del mundo y viceversa.
Pedimos a Dios que Francisco I sepa siempre escuchar la realidad del mundo con el oído de Dios y sepa hablar con la lengua del corazón humano.

Lo primero que nos ha pedido es que recemos por él porque todo papado siempre empieza y termina con oración. Seguro que los corazones de cientos de millones de personas de todo el mundo están sintonizando con esta petición.

En definitiva, un Papa tiene que ser un párroco del mundo capaz de oír el latido de dolor y sufrimiento de los más despreciados de la humanidad y darles una palabra de esperanza y de aliento en un mundo que languidece perdido en sí mismo. Y tiene que enseñarnos a los que muchas veces nos quedamos dormidos en tantas cosas a estar despiertos y activos para crear un mundo mejor tal y como Dios quiere.

MARIO SANTANA BUENO
13 de marzo de 2013




¡Felicidades Santo Padre!

   


PÁRROCO DEL MUNDO

PRIMER ANIVERSARIO DEL PONTIFICADO DE FRANCISCO



El 13 de marzo se cumple el primer aniversario de la elección del Papa Francisco a la Cátedra de san Pedro. 365 días de pontificado que se caracterizan por ser un “tiempo de misericordia” tal y como lo ha descrito él mismo. En estos doce intensos meses, el Papa venido del fin del mundo y que nos pide que recemos por Él, ha comenzado un nuevo método de trabajo que con paso lento pero firme ha atraído una renovada atención a cuestiones no solo eclesiásticas. El “párroco del mundo”, cómo le llama su secretario particular monseñor Alfred Xuereb, “¡no ha perdido un sólo minuto! -asegura el prelado-. Trabaja incansablemente. Y cuando siente necesidad de tomarse un momento de pausa, no es que cierra los ojos y no hace nada: se sienta y reza el Rosario”.

Vea:
- Francisco párroco del mundo



Francisco Primera homilía de su pontificado | Francisco Misa de Inicio del Ministerio Petrino de

Versión para imprimir