Usted está aquí: Indice temático  

CRISTIANISMO, INTRODUCCIÓN AL... POR JOSEPH RATZIN
 

INTRODUCCIÓN AL CRISTIANISMO
por Josep Ratzinger

Al final de los años sesenta el cardenal Martini estaba en un retiro en una casa de la Selva Negra y estaba preparando una conversación para un grupo de sacerdotes italianos. “Me esperaba muchas preguntas, críticas, dificultades. Estaba buscando algún libro que pudiera ayudarme a plantear las ideas de forma clara y serena. Así, llegó a mis manos el texto alemán de la ‘Introducción al Cristianismo’ de Joseph Ratzinger, que había salido poco antes (1968)”.

“Recuerdo todavía ahora”, explicaba Martini, “ el gusto con el que leí esas páginas. Me ayudaban a aclarar las ideas, a poner en paz el corazón, a salir de la confusión… Todavía hoy conservo aquellos apuntes. En particular, fue gracias a la lectura que consideré el tema del ‘tal vez es cierto’ con el que se interroga el incrédulo, y que me guió para crear la Cátedra de los no creyentes”. En la “Introducción al Cristianismo”, Ratzinger expuso que la creencia es razonable utilizando las preguntas de la incredulidad moderna. Un acercamiento que no ha abandonado nunca. En 2011, el entonces Prefecto del ex Santo Oficio, afirmó en el libro “Dios y el mundo” que “La naturaleza de la fe no es aquella por la que, a partir de un momento, se puede decir: ‘yo poseo la fe, otros no…’ La fe permenece siendo un camino… Y por ello es incluso saludable que se aleje de esta forma del riesgo de transformarse en una ideología manipulable. Del riesgo de inducirnos y de volvernos incapaces de compartir reflexiones y sufrimientos con el hermano que duda y se interroga. La fe solo puede madurar en la medida en la que soporte y se haga cardo, en cada fase de la existencia, de la angustia y de la fuerza de la incredulidad y la atraviese hasta el fin para volverse nuevamente recorrible en una nueva época”.
Vea:
- Introducción al Cristianismo

Vea también:
- Formación teológica
- Nueva Evangelización
- Año de la fe




Agosto, tiempo de vacaciones | Cristiano, ¿Por qué soy todavía cristiano?

Versión para imprimir