Usted está aquí: Obispo Mons. Francisco Cases Andreu Varios  
 MONS. FRANCISCO CASES ANDREU
Homilías
Escritos pastorales
Mensajes
Artículos
Otros escritos
Varios
 OBISPO
Mons. Francisco Cases Andreu
Obispos anteriores
Obispo Codina, canonización.

COMIENZA EL EPISCOPADO DE CASES ANDREU
 

COMIENZA EL EPISCOPADO DE CASES ANDREU

Por ANTONIO CRUZ DOMÍNGUEZ

Llega hoy monseñor Francisco Cases Andréu como nuevo obispo a la diócesis de Canarias, de la que tomará posesión en la Catedral de Santa Ana. Lo hará en el nombre de Dios, de quien procede esta voluntad que ha aceptado con su corazón de creyente y pastor. Va a estar muy arropado: sus presbíteros, diáconos y seminaristas, miembros de la vida consagrada y sociedades de vida apostólica, fieles laicos, autoridades, representaciones, hombres y mujeres de buena voluntad. Se va a celebrar una alianza episcopal que inaugura una nueva y especial pertenencia: como obispo pertenece a sus diocesanos y, al mismo tiempo, sus diocesanos le pertenecen. Nos pertenecemos en el Señor para caminar unidos compartiendo la vida y la misión común de bautizados.

Por su carácter episcopal, monseñor Cases trae en su corazón la caridad pastoral de Cristo que tiene como finalidad crear la comunión que ya lleva como lema en su escudo episcopal: “in communione”, bajo la efigie, en relieve, del Buen Pastor que destaca en su heráldica. Esto refleja que llega con voluntad de fortalecer con decisión la espiritualidad de la comunión en la iglesia diocesana canariense y rubicense, no sólo como un trabajo a desarrollar, sino como una vida al estilo de Jesús, quien se dejó conducir por el Espíritu Santo, para, con todos unidos en la caridad, dar al mundo un testimonio, coherente y creíble, del amor y de la verdad que vienen de Dios.

El nuevo prelado llega desde tierras manchegas, donde ha vivido su primera experiencia de pastor titular de Albacete durante algo más de nueve años ejerciendo el ministerio episcopal desde la catedral de San Juan. Ahora, como obispo de Canarias, su misión es la de ser un hombre de esperanza para Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, La Graciosa y Lobos. Llega a esta diócesis de las Islas Canarias como el sexuagésimo octavo pastor, asumiendo todos los proyectos pastorales que ha ido encarnando en su realidad, como siembra y cultivo de sus antecesores hermanos en el episcopado para fortalecer la maduración a la que ha llegado la Diócesis, a los 602 años de su formación.

Su lema “in communione” debe ser para el nuevo obispo un desafió que le impulsa a vivir esa relación con distintos hermanos de la gran familia canariense, para fortalecer más y más la comunión en la iglesia diocesana, mediante su integración plena para crecer en la espiritualidad de la comunión que todos estamos llamados a construir.

Tiene usted, don Francisco, fama de ser un hombre cercano al pueblo. La afirmación es unánime a través de cuantos albaceteños se les ha preguntado. Algunos dicen que es frecuente verlo pasear charlando con la gente. Esto es síntoma de garantía de cara a que dejará huella de su presencia como padre y pastor de sus diocesanos. Usted ha sido enviado por el Señor Jesús, como heraldo y constructor de la nueva civilización del amor en las Islas Canarias por lo que los principios esenciales de la doctrina social de la Iglesia deben ayudarle a interpretar la realidad diocesana y actuar con eficacia en la promoción de la comunión y la solidaridad para favorecer el proceso de humanización en un mundo que acelera su camino hacia la globalización. Sabe usted que la evangelización no estará plenamente realizada hasta que impregne el corazón de la cultura de las comunidades y transforme la sociedad por el camino de la verdad, la justicia, la libertad, la solidaridad y la paz a través de una pastoral que se abra a la esperanza de que la iglesia de las Islas Canarias será mejor con familias mejores..

Es conocido su amor a la Santísima Virgen… En Albacete, en su advocación de Los Llanos. Aquí, en Gran Canaria, la del Pino. Ambas celebran actualmente gozosas efemérides de sus coronaciones canónicas: la Virgen de Los Llanos, sus bodas de oro; la Virgen del Pino, su primer centenario. La Virgen de Los Llanos fue coronada en Mayo de 1956. La Virgen del Pino, patrona de Canarias, la coronó el Padre Cueto en 1905. Pero aún abundan más coincidencias que le vinculan a la diócesis que pasará a regir a partir de esta tarde: usted nació el día del “padrito” San Antonio María Claret, a quien profesa especial devoción. Él es el compatrono de la diócesis de Canarias -canonizado en 1950, su fiesta litúrgica pasó al 24 de octubre-. Esto no es casualidad, es providencia.

Don Francisco –como le gusta que lo llamen- esta tarde besaremos su anillo episcopal, daremos gracias al Señor por su presencia como pastor de la diócesis y le ratificaremos la certeza y la firmeza de esperanza en el futuro. La celebración en la Catedral de Canarias, primera del Atlántico, será para todos una oportunidad de gracia. Bienvenido.


(Publicado en el periódico LA PROVINCIA el 27 de enero de 2006, día de la toma de posesión de Mons. Cases).




Un corazón sin puertas | Mauritania: Rueda de prensa de Mons.Cases

Versión para imprimir