Usted está aquí: Secretariados Clero: Delegación para sacerdotes  
 SECRETARIADOS
Arte Sacro
Pastoral de la carretera
Apostolado Seglar
Cáritas Diocesana de Canarias
Catequesis
Clero: Delegación para sacerdotes
Enseñanza
Juventud
Liturgia
Medios de Comunicación Social
Misiones
Pastoral Familiar
Pastoral del Mar
Pastoral Obrera
Pastoral Penitenciaria
Pastoral de la Salud
Pastoral del Sordo
Turismo y Ecumenismo
Pastoral Universitaria
Pastoral Vocacional
Patrimonio Histórico
Nuevos Mvtos. Rel.y sectas
Solid.Pueblos Empobrecidos
Animación Sociocultural

SACERDOTE, MINISTRO DE RECONCILIACIÓN
 



 

TESTIGOS Y MINISTROS DE UNA MISERICORDIA QUE SANA
El sacerdote, ministro del Sacramento de la reconciliación
D. Alfonso Crespo
Ponencia presentada en el Encuentro de Delegados y Vicarios del Clero
Madrid, 29 de Mayo 2008

Comenzamos nuestra reflexión con una relectura de algunos pasajes del libro Jesús de Nazaret de Josepf Ratzinger, Benedicto XVI. En concreto nos vamos a dejar llevar por sus reflexiones en torno al mensaje de las parábolas.

1. Las parábolas son el corazón de la predicación de Jesús
El Papa comienza el capítulo séptimo de su Libro son estas bellas palabras: “Las parábolas son indudablemente el corazón de la predicación de Jesús… Siempre nos llegan al corazón con su frescura y su humanidad… En las parábolas sentimos inmediatamente la cercanía de Jesús, cómo vivía y enseñaba. Pero al mismo tiempo nos ocurre lo mismo que a sus contemporáneos y a sus discípulos: debemos preguntarle una y otra vez qué nos quiere decir con cada una de las parábolas (Cf. Mc 4,10). El esfuerzo por entender correctamente las parábolas ha sido constante en toda la historia de la Iglesia…”
¿Qué es una parábola? ¿Qué pretende quien las narra? Nos dice el Papa: “cada maestro que quiere transmitir nuevos conocimientos a sus oyentes, recurrirá alguna vez al ejemplo, a la parábola… Mediante la comparación, acerca lo que se encuentra lejos, de forma que a través del puente de la parábola lleguen a lo que hasta entonces era desconocido”
Se trata de un movimiento doble: por un lado, la parábola acerca lo que está lejos a los que la escuchan y meditan en ella; por otro, la fuerza interna de la parábola invita al oyente a salir de sí mismo para comprender lo que se nos dice: el que oye la parábola no sólo recibe una enseñanza, sino que debe ponerla en práctica, “ponerse en camino con ella”.
Puede darse, también y por desgracia, que no se quiera responder con el movimiento que la parábola exige. Es lo que quiere decir Jesús cuando denuncia: “miran y no ven, oyen y no entienden…”
Como dice el Papa, en las parábolas Jesús no quiere transmitir unos conocimientos abstractos, sino que nos quiere guiar, a través de imágenes cotidianas, al misterio de Dios: “Nos muestra a Dios, no un Dios abstracto, sino el Dios que actúa, que entra en nuestras vidas y nos quiere tomar de la mano. A través de las cosas ordinarias nos muestra quiénes somos y qué debemos hacer en consecuencia; nos trasmite un conocimiento que nos compromete, que no solo nos trae nuevos conocimientos, sino que cambia nuestras vidas. Es un conocimiento que nos trae un regalo: Dios está en camino hacia ti. Pero es también un conocimiento que plantea una exigencia: cree y déjate guiar por la fe

Vea la ponencia completa:
- Testigos y ministros de una misericordia que sana

Vea también:
- EL PERFIL DEL SACERDOTE según S.S. Benedicto XVI
Homilía del 7 de mayo de 2006 en una ordenación de diáconos:
- Homilía de S.S. Benedicto XVI [72 KB]
- Sacerdote en un mundo herido
- Sacerdote sanado en la misericordia de Cristo
- Madurez psicológica,espiritual y pastoral
- Sacerdotes: Congregación para el Clero
- Clero: Delegación para sacerdotes




Sacerdote sanado en la misericordia de Cristo | Año sacerdotal junio 2009 - junio 2010

Versión para imprimir