Usted está aquí: Solidaridad  

AFRICA-CONGO: DECLARACIÓN DE OBISPOS CONGOLEÑOS
 

Declaración de los obispos congoleños por la situación de violencia en el norte y nordeste del país

Declaración de la Conferencia Episcopal Nacional de Congo (CENCO) sobre la reanudación de las hostilidades en el Este y el Noreste de la R. D. de Congo.

El pasado 13 de octubre, la Conferencia Episcopal Nacional de Congo (CENCO) hizo pública una carta en la que condena con firmeza el recrudecimiento de la violencia en el norte del país y achaca su origen al saqueo sistemático de las riquezas naturales que se esconden bajo su suelo. Por su interés, la reproducimos íntegramente.

1.- La Conferencia Episcopal Nacional de Congo (CENCO) está enormemente preocupada por la reanudación de las hostilidades en el Este y el Noreste de la R. D. de Congo. Estas hostilidades siembran de nuevo la desolación y el dolor en el país. Las consecuencias son enormes: una vez más miles de muertos, poblaciones condenadas a errar en condiciones inhumanas, secuestro de niños para enrolarlos por la fuerza en los grupos armados, etc. En una palabra, un verdadero drama humanitario se desarrolla ante nuestros ojos y ante el que nadie puede permanecer indiferente. Y nos preguntamos: ¿por qué esta vuelta a las hostilidades a pesar de la firma del Acta de compromiso de Goma? ¿Hasta cuándo nuestra tierra debe seguir bebiendo la sangre de sus hijos e hijas?

2.- La CENCO condena con vehemencia esta manera innoble de considerar la guerra como un medio para resolver los problemas o para saciar las ambiciones no reconocidas. Denuncia los crímenes cometidos contra ciudadanos pacíficos y condena, además, de la manera más absoluta, el reclutamiento de niños con el fin de involucrarlos por la fuerza en las hostilidades. La CENCO desaprueba firmemente el secuestro de la población civil y su utilización como escudo humano.

3.- La CENCO teme que estas guerras recurrentes en la región del Este y del Noreste se conviertan en una tapadera para ocultar el saqueo sistemático de los recursos naturales, ya que se combate allí donde hay riquezas que son explotadas y se quiere seguir explotando ilegalmente. La CENCO teme igualmente que estas guerras sean una forma, apenas encubierta, de concretizar el plan para la balcanización del país y crear “mini Estados”. La CENCO sigue recordando de manera insistente que la inviolabilidad de las fronteras y la unidad nacional de la República Democrática de Congo no son negociables.

4.- La CENCO llama también la atención de las instituciones competentes de nuestro país sobre la gravedad de estas guerras y sus consecuencias para la unidad del país y el futuro de la nación. Insta al nuevo Primer ministro y al Gobierno que formará para que traten sin paliativos este asunto. La CENCO los exhorta a considerar como prioridad de prioridades la tarea urgente de restablecer totalmente la paz en el país y salvaguardar su unidad a través de la constitución de un ejército republicano que proteja sus fronteras y su población. Deberán empeñarse en trabajar para restaurar la autoridad del Estado, hacer respetar las instituciones surgidas de las elecciones y el Acta de compromiso de Goma. El pueblo juzgará sus gobernantes de su capacidad de dar una respuesta pertinente y definitiva a este gran desafío.

5.- La CENCO agradece a la comunidad internacional su condena casi unánime de las rebeliones. La invita, más allá de esta condena, a tomar medidas efectivas y eficaces -ella tiene los medios para ello- para obligar a las bandas armadas a respetar las actas de compromiso que han firmado. De esta forma, disuadirá cualquier acción que atente contra la integridad de nuestro territorio nacional. Todas las potencias, las multinacionales, los Grandes Lagos... en definitiva, todo el mundo saldrá ganando con un Congo en paz más que con un Congo en guerra.

6.- La CENCO permanece ligada a la consecución de la paz, pero está convencida de que no hay paz sin justicia. La impunidad anima a que haya nuevos actos de insurrección. La paz, en efecto, no es simplemente la ausencia de guerra, ni siquiera es un equilibrio estable entre las fuerzas adversarias; sino que está fundamentada en una concepción correcta de la persona humana y requiere la edificación de un orden social según la justicia y la caridad. El sentido de la paz es lo que Cristo dejó a sus discípulos: “La paz os dejo, mi paz os doy” (Jn 14,27). Es también la llamada que el Soberano Pontífice Benedicto XVI lanzó en favor de Kivu Norte en el Angelus del domingo 12 de octubre.

7.- La CENCO desea que esta llamada a la paz sea escuchada por todos, para que toda la población de la R. D. de Congo pueda llevar una existencia tranquila y en calma. Invitamos al pueblo de Dios, a los hombres de buena voluntad, a las Iglesias hermanas y a las organizaciones caritativas a mostrarse más solidarias y compasivas ante el sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas víctimas de estas guerras.

8.- Pueda el Señor inspirar los pensamientos y acciones de todos para la victoria de la paz y el compromiso en la obra de reconstrucción de un Congo de justicia y fraternidad.

Hecho en Kinshasa el 13 de octubre de 2008

Por su Excelencia el presidente de la CENCO

Abbé Léonard Santedi
Secretario General de la CENCO

Vea también:
- África-Congo: Para entender lo que está pasando




Empleadas de hogar: situación | Violencia juvenil

Versión para imprimir