Usted está aquí: Solidaridad  

AMINATOU HAIDAR: SOLIDARIDAD

Nota informativa


CONSEJO PRESBITERAL DE LA DIÓCESIS DE CANARIAS

Independientemente de las connotaciones políticas de las partes implicadas ante la dramática situación de Aminatu Haidar, los sacerdotes del Consejo del Presbiterio reunidos con el Obispo, en sesión ordinaria, queremos manifestar:

1.- Nuestro reconocimiento de todos los compromisos que defienden los derechos humanos y los derechos de los pueblos.

2.- Recabar de los organismos internacionales la necesaria intervención para encontrar urgentemente una salida justa, respetuosa y eficaz a la situación que vive Aminatu Haidar.

3.- Mostrar por último nuestro apoyo y respeto a la persona de Aminatu Haidar y desde nuestra condición de creyentes ofrecer nuestras plegarias deseándole el mejor discernimiento en su denuncia y reivindicación.

Las Palmas de Gran Canaria a 2 de diciembre de 2009.



El caso Haidar y la reflexión ética

 
EL CASO HAIDAR A LA LUZ DE LA BIOÉTICA

El caso de Aminatou Haidar ha planteado con toda la crudeza y desde distintas instancias, una reflexión seria y profunda sobre lo que se reivindica así como las vías de solución que se proponen. El punto de vista ético puede iluminar aspectos que no están contemplados en otras propuestas de solución como pueden ser la social, la política o los distintos tipos de reivindaciones que están presentes en este caso.
La reflexión ética es imprescindible para lograr una adecuda solución justa y aceptable que esté dentro del marco de los derechos humanos.
Proponemos algunas líneas para la reflexión ética:

1.- Distingamos el problema político que su situación pone de manifiesto. Problemas legales, de inmigración, de relación entre países y de derecho a la independencia de un territorio.

2.- Otra cosa es el problema ético: en nuestra sociedad -la que todos formamos- una persona puede morir por huelga de hambre, y además en un plazo corto. ¿Podemos dejarla morir? Esta es la pregunta, que nos hacemos como sociedad, y a la que debemos responder, independientemente de las decisiones que tomen las autoridades civiles.

3.- Se dice que hay que respetar su autonomía:
1.- Por la ley de Autonomía del paciente (41/2002). Pero esta ley no es del caso porque no estamos ante una paciente. No está enferma. No se le está pidiendo el consentimiento informado, porque no es uno de los casos contemplados en la ley.
2.- Por respeto a su dignidad. Pero alimentarla forzadamente no va contra su dignidad porque:
a) no es un caso de objeción de conciencia
b) no es un caso de libertad religiosa
c) no existe "el derecho a morir" ni en nuestras leyes, ni en la sentencias, ni en nuestra cultura.

4.- Por tanto se le debería alimentar aunque hubiera que hacerlo contra su voluntad.

5.- Lo que si que es un grave error social es dejar que una persona se muera en medio de nosotros, y contentarnos con mirarla, y a lo sumo hacer aspavientos.

Vea:
- www.bioeticaweb.com

Vea también:
- Formación moral
- Formación justicia social
- Solidaridad



Inocentes | SIDA: unir esfuerzos para vencer al SIDA

Versión para imprimir