Usted está aquí: Solidaridad  

INMIGRANTES: TORPEZA, INCOMPETENCIA, INJUSTICIA...
 

La situación en las Islas Canarias es extremadamente grave en cuanto al tema de la inmigración ilegal se refiere. Cada día el número de personas que llegan en busca de una vida mejor se cuentan por cientos, incluso algunos días por más de mil...
Al lado de la perplejidad que produce esta tristísima situación se impone una serena reflexión sobre las causas objetivas que han provocado esta avalancha y ser conscientes que tal situación no será fácil de solucionar. El mal ya está hecho. Mal para los de aquí que saben que las corrientes migratorias no pueden digerir las cantidades de personas que tienen entrada diariamente en nuestra tierra. Mal para los que arriesgan la vida con la torpe promesa de que aquí van a darle los papeles con total facilidad...

La Iglesia junto a la sociedad entera vive con honda preocupación este tema porque los afectados son siempre seres humanos en busca de una vida mejor.
Cuando se habla de que se debe invertir en la promoción de los pueblos más desfavorecidos en cultura, en desarrollo, en promoción humana, la Iglesia sabe mucho de este tema porque ha sido la Iglesia quien muchos siglos antes que los propios estados, trabaja por la promoción y el desarrollo de las sociedades más desfavorecidas, por sus gentes y por el desarrollo de sus recursos. Al lado de esta promoción local la Iglesia entiende que las fronteras entre las sociedades más ricas y las menos favorecidas tienen que acortarse, pero todo ello con prudencia y sentido común, con justicia y dignidad. Estamos y estaremos siempre al lado de loa más desfavorecidos.

Es urgente dar soluciones que impidan que sigan muriendo seres humanos seguidores de un sueño inútil. Al lado de los casi 25.000 seres humanos que han entrado durante 2006, se olvidan con demasiada frecuencia las precarias condiciones de miles y miles de canarios que no reciben del Estado la ayuda necesaria. Es curioso como a los que vienen de fuera les ofrecían la posibilidades de "papeles", mientras que a muchos pobres de aquí se les niega en numerosas ocasiones las ayudas sociales por la "falta de papeles"...

Nadie podrá acusarnos a los canarios de sectarios, racistas o indiferentes ante tan doloroso tema. Nosotros sabemos bien lo que es la emigración. Nuestros ascendientes repitieron en tierras americanas lo que ahora vemos en nuestras costas...
Con nosotros conviven desde hace muchos años sin mayores problemas comunidades como la hindú, la japonesa, la coreana... por no nombrar la gran cantidad de extranjeros que han fijado su residencia entre nosotros. No recordamos enfrentamientos ni agresividad en nuestro trato social. De ello estamos orgullosos porque esta fusión de culturas ha sido gradual y razonable. Lo que ahora demandamos son soluciones.
Los gobiernos están para aportar soluciones no para crear más problemas...

Se habla de que más de cien mil personas están esperando en las costas africanas para embarcarse rumbo a Canarias. Los organismos estatales están desbordados y no saben qué hacer; la ciudadanía vive con honda preocupación toda esta realidad que padecen miles de personas. Es urgente encontrar respuestas ahora porque después será tarde, demasiado tarde... No estamos escandalizando; lo auténticamente escandaloso es que se den estas situaciones en pleno siglo XXI...
Vea: Inmigrantes en Canarias: Información y África, ignorada por todos e Inmigrantes: Cruceros para pobres. En la sección Solidaridad tienen numeroso material sobre la inmigración. Vea también la sección: Emigrantes canarios

Secretariado de Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Canarias.
8 de septiembre de 2006.




Voluntariado de Canarias | Discapacitados: Recursos

Versión para imprimir