Usted está aquí: Solidaridad  

LIBANO: TESTIMONIOS DE DOLOR- MARISTAS
 

Carta de un hermano marista desde el Líbano sobre la situación del país

OMPRESS-LÍBANO (21-07-06)
Ante la situación que se vive en el Líbano un hermano marista, José María Romero, ha escrito una carta para tranquilizar a sus hermanos de congregación y a sus amigos, que reproducimos a continuación:

"Queridos parientes, hermanos maristas y amigos: Os escribo una carta colectiva para daros noticias de este país y también nuestras - de los hermanos y profesores de nuestro colegio- ya que bastantes de entre vosotros nos habéis escrito interesándoos de nuestra situación.

En primer lugar os digo que estamos muy bien y muy tranquilos en una casa que tenemos en la montaña, donde no corremos ningún peligro. Hoy he bajado al colegio de Champville, desde donde os escribo para tranquilizaros, a pesar de la situación que sigue siendo preocupante.

Para comprender un poco esto tenéis que tener en cuenta que el Líbano es un país gobernado de una manera singular. En los años anteriores, el partido del Hezballah (musulmán) que ha sido creado para luchar contra Israel, tenía el permiso de estar armado: un ejército particular dentro de una nación. Este partido ha declarado la guerra a Israel por su parte, sin consentimiento (ni oposición) del gobierno central. Consecuencia, los bombardeos que conocéis por la tele. La situación es grave, pues han cortado todas las carreteras y no se puede salir ni entrar del país, pero Israel distingue Hezballah y los demás y ataca los sitios donde los musulmanes abundan. Nosotros estamos en el centro del país, zona habitada por los cristianos y hasta ahora respetada por Israel. Pero han cortado las carreteras y los aeropuertos para que los musulmanes no tengan contactos sobre todo con Siria, país que los protege.

Los hermanos que han venido al cursillo y los que piensan ir de vacaciones o al Capítulo provincial, tienen dificultades para salir del Líbano. Yo puedo esperar hasta que la situación se aclare o sea más

segura. Por ahora los aeropuertos están cerrados y en el mar, en frente de casa, se ven muchos barcos sitiados por Israel y sin poder marcharse o entrar al puerto.

Lo que os digo es lo que yo, un extranjero, comprende de la situación. Hay muchos detalles que no os digo pero creo que esto os dejará comprender que aunque la situación es grave, ni nosotros ni nuestros colegios, situados en zona cristiana, por ahora no corremos peligro. Digo, por ahora, pues cada día que pasa todo cambia y se complica.

He bajado del cursillo que tenemos en la montaña sobre todo para escribiros esta carta y dejaros tranquilos. Comunicad estas noticias a todos los que creáis pueden interesar.

Yo sigo durmiendo muy bien aunque el sufrimiento de los que me rodean me llega al alma. Hay que ver la fortaleza de alma de esta gente ya acostumbrada a una larga guerra civil".

Vea también:
Líbano: Jornada de oración y penitencia por la paz
Líbano: Testimonios de dolor- Salesianas




Líbano: Jornada de oración y penitencia por la paz | Líbano: Testimonios de dolor- Salesianas

Versión para imprimir