Usted está aquí: Solidaridad  

MUNDO NUEVO: TRANSFORMAR EL MUNDO
 


TRANSFORMAR EL MUNDO

La transformación del mundo hay que hacerla todos los días con nuestros actos cotidianos. Sólo desde el compromiso político, social y económico de todos y cada uno de los ciudadanos del mundo se podrá hacer un sitio más justo y más agradable para vivir. Sólo desde nuestros actos cotidianos, desde lo cercano y diario se podrá transformar la realidad. Pero esto no se puede realizar si uno previamente no disiente y se indigna con las situaciones injustas del mundo. Y uno no puede indignarse ni disentir de ellas si antes no se ha puesto en el lugar del otro y ha sentido como el otro.

Para hacer este mundo más habitable es necesario, en primer lugar, sentirse otro y desde el otro poder compartir su situación. Sentirse otro con el otro es pensar cómo deben sentirse las víctimas de la explotación laboral de algunos países del Sur, cómo deben sentirse los campesinos-peones en los monocultivos de extensión igual o mayor que algunos países para que los consumidores del Norte tengamos en nuestros supermercados productos exóticos a precios asequibles. Es sentirse excluido del mercado de trabajo por tener más de una determinada edad, o un color de piel distinto del blanco, o un sexo que no es el masculino.

Nos dicen que es imposible cambiar, que el mundo se ha hecho tan complejo y sus problemas tan estructurales que es imposible cambiarlo desde la ciudadanía. Nos cuentan que ni siquiera las cumbres de altos funcionarios y jefes de Estado, ni siquiera los organismos multilaterales bajo paraguas de la ONU son capaces de ponerle remedio a la pobreza, a la miseria y a la degradación del medioambiente.

Y sin embargo y a pesar de todo, es posible transformar el mundo desde lo chiquito y cotidiano, y hay ejemplos que nos dicen que existen alternativas. La experiencia compartida y participada de doce años de gestión vecinal de una parte del presupuesto municipal en Porto Alegre manifiesta que la ciudadanía puede ser corresponsable de la gestión municipal. El reclamo de espacios públicos para todos, como el parque Oliveira en Zaragoza (España) gestionado directamente por sus ciudadanos, también es reflejo de que es posible cambiar. La adaptación y reconocimiento por parte de la OMS de que la medicina de los indígenas del Amazonas es tan medicina como la de los laboratorios es un ejemplo de que es posible salirse de un mercado dominado por la industria farmacéutica. La lucha de las ONG y la sociedad civil por la socialización de patentes de fármacos que palian las consecuencias del SIDA y otras epidemias en los países empobrecidos también refleja esto. Bicimensajería, jardinería con personas discapacitadas, tiendas de comercio justo, talleres artesanales son muestras de que rentabilidad social y económica no tienen por qué estar reñidas.

Nos dicen también en el sistema neocapitalista, basado en lo que los medios de comunicación quieren contarnos, que la economía es complicada y los problemas complejos, y que el ciudadano de a pie no sabe –o no debe- participar de ellos. Nos convencen de que con comprar y consumir hacemos lo que debemos hacer y que si nos preocupa este mundo, consumamos productos de multinacionales que luego dan el 0,7 de sus beneficios a lo que ellos llaman Tercer Mundo. Intentan convencernos de que participar en la economía es algo muy difícil para quienes no tienen estudios económicos. Y sin embargo hay movimientos de la ciudadanía que critican, contagian, debaten y proponen como los Foros Sociales Mundiales de Porto Alegre, y tantos otros encuentros de personas sencillas que hablan de su economía y de la Economía en mayúsculas, y que movilizan lo que algunos han llamado “el factor C”: Comunidad porque se hace con la visión de que lo comunitario está delante de lo individual; Cooperación porque frente a la competitividad, si todos arrimamos el hombro, el resultado es bueno y el proceso es educativo y enriquecedor; Corazón, porque queriéndonos más trabajaremos mejor. Así, la lucha por la instauración de una tasa sobre los movimientos especulativos del capital internacional, el control de los paraísos fiscales y las fortunas en ellos depositadas, la cancelación de la deuda externa de los países empobrecidos, o el afán por garantizar una renta básica para todos los habitantes del mundo son reflejos de que también hay preocupaciones en los “no economistas”.

Sentirse otro con el otro para poder decir “no”, tiene que desembocar, necesariamente, en anunciar que “sí” que hay alternativas si la gente quiere. Otro mundo, otra economía es posible si la sociedad civil participa y si, pese a lo complicado y lo complejo, hace más que ir a la compra. Experimentar nuevas formas de trabajar y producir que ayuden no sólo a sobrevivir sino a construirse y construir al otro. Consumir de forma diferente, haciendo cierto aquello de “reduce, recicla y reutiliza”. Ahorrar para que los ahorros se conviertan en fuente de riqueza para otros. Hay otra forma de hacer las cosas, de hacer economía, de hacer un mundo más justo y solidario: desde los barrios, los hogares, las personas se puede transformar el planeta.

Carlos Ballesteros García
Profesor de la Facultad de Económicas de la Universidad Pontificia de Madrid




Dinero: uso cristiano del dinero | Inmigrantes: Diario de la inmigración

Versión para imprimir