Usted está aquí: Solidaridad  

PARADOS: UN MILLÓN DE PERSONAS SIN AYUDAS
 

Cerca de un millón de parados no cobran ningún tipo de prestación

Solo dos de los tres millones de desempleados registrados en noviembre percibían el seguro
Alrededor de 1,2 millones de personas sin trabajo tienen una difícil reinserción en el mercado laboral

El deterioro acelerado del mercado laboral --171.243 desempleados más registrados el mes pasado-- está desbordando los mecanismos de la Administración para proteger a todos los parados. En estos momentos, hay un millón de personas sin trabajo que no cobran ningún tipo de prestación, ni subsidio, ni renta de inserción laboral.
Por primera vez, el Ministerio de Trabajo ha dejado de publicar la tasa de cobertura del desempleo, porcentaje que, hasta ahora, indicaba cuántas personas desempleadas perciben una prestación. La secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, justificó esta decisión alegando que "el concepto actual de tasa de cobertura está obsoleto y en este momento trabajamos en una nueva tasa para delimitar quién es desempleado y quién es beneficiario".
Los datos sobre prestaciones siempre van con un mes de retraso. En octubre, había 2,818 millones de parados de los que 1,985 millones estaban cobrando alguna prestación y 832.781 no. En noviembre, el desempleo subió hasta los 2,989 millones de parados, el 6% más que en el mes anterior. Teniendo en cuenta el crecimiento promedio de beneficiarios en un mes, actualmente habría alrededor de dos millones de personas cobrando seguro o subsidio frente a cerca de un millón de desempleados que no percibirían ninguna renta pública. Por tanto, la tasa de cobertura del desempleo indicaría que alrededor del 70% de los parados son beneficiarios de alguna prestación.

MATIZACIONES
A partir de ahí, el ministerio matizó que 267.000 desempleados aún no han generado el derecho a cobrar el seguro ni ningún subsidio porque son demandantes de su primer empleo. Si se les excluyera de la estadística, la tasa de cobertura subiría al 80%.
Los restantes 733.000 trabajadores no perciben ayudas porque son parados menores de 45 años que han agotado la prestación contributiva y no tienen cargas familiares. Si tuvieran familia, fueran mayores de 45 años o su problema consistiera en que no han logrado cotizar los 360 días necesarios para generar el derecho, tendrían un subsidio.
Además, los problemas crecientes con que se encuentran los servicios públicos de empleo para atender la afluencia de demandantes han prolongado el plazo de reconocimiento o denegación de una prestación. A principios de año era de una semana y pasó a ser de 12 días en octubre.

MÁXIMO ESFUERZO
Tanto UGT como CCOO dejaron claro ayer al Gobierno que la primera prioridad de los esfuerzos que debe hacer el Ejecutivo para paliar los efectos de la crisis es mantener el mayor número de trabajadores cubiertos por el seguro de paro. Por el contrario, el PP ha criticado el aumento de este gasto.
El coste en prestaciones ha crecido un 51% en los últimos 12 meses hasta los 2.000 millones de euros. Solo en octubre las solicitudes de prestaciones aumentaron el 44,1%. Este aumento hay que verlo de manera dinámica, de manera rotatoria, ya que en noviembre abandonaronlos registros del paro 339.083 personas. Además, Rojo aseguró ayer que "más de la mitad de los desempleados llevan en el registro menos de cuatro meses" aunque, visto a la inversa, se puede decir que más de 1,3 millones de parados lleva sin trabajar un tercio del año.
El problema se agrava cuando la posibilidad de que 1,228 millones de las personas actualmente en paro encuentren un empleo (grado de ocupabilidad) resulta baja o muy baja, según los datos que aportó ayer el Ministerio de Trabajo: el 42% de los desempleados tienen difícil reinserción en el mercado laboral.

DESACELERACIÓN
La secretaria general está convencida de que las medidas adoptadas por el Gobierno permitirán mejorar la situación del mercado de trabajo y que la cifra de parados de noviembre "refleja una desaceleración del paro registrado respecto del mes anterior".
El desempleo se cebó de nuevo en todos los sectores y especialmente en los servicios, que ya acumulan 1,7 millones de personas sin trabajo; y en la construcción, con 520.029 personas en situación de desempleo. Desde el punto de vista de la afiliación a la Seguridad Social, en noviembre se perdieron una media de 197.087 cotizantes.
Esto explica que la contratación tampoco vaya bien. Ayer, Trabajo se limitó a resaltar que el mes pasado se establecieron 1,162 millones de relaciones laborales, de las que 129.123 (el 11,1%) fueron indefinidas. Pero obvió, en cambio, que en ambas cifras se han reducido en un 27% y un 32% respectivamente respecto a noviembre del 2007.

FRANCISCO J. DE PALACIO
MADRID
Publicado en EL PERIÓDICO.COM
3 de diciembre de 2008




Crisis económica - Reflexión de la HOAC | Mujer: Violencia contra la mujer

Versión para imprimir